Latinos y anglosajones: ¿Siguen enfrascados en juegos paralelos?